frases muy top logo

Frases de Antonio Machado

Aquí, las mejores frases del gran poeta Antonio Machado

Frases de Antonio Machado: Proverbios y reflexiones.

Nuestras horas son minutos
cuando esperamos saber,
y siglos cuando sabemos
lo que se puede aprender.

cita de Machado sobre el tiempo

Está en la sala familiar, sombría,
y entre nosotros, el querido hermano
que en el sueño infantil de un claro día
vimos partir hacia un país lejano.

Yo he visto garras fieras en las pulidas manos;
conozco grajos mélicos y líricos marranos…
El más truhán se lleva la mano al corazón,
y el bruto más espeso se carga de razón.

La envidia de la virtud
hizo a Caín criminal.
¡Gloria a Caín! Hoy el vicio
es lo que se envidia más.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

La mano del piadoso nos quita siempre honor;
mas nunca ofende al darnos su mano el lidiador.
Virtud es fortaleza, ser bueno es ser valiente;
escudo, espada y maza llevar bajo la frente;

Es el mejor de los buenos
quien sabe que en esta vida
todo es cuestión de medida:
un poco más, algo menos…

Mala gente que camina
y va apestando la tierra...

frase de Machado

Frase de Machado

El que espera desespera,
dice la voz popular.
¡Qué verdad tan verdadera!

La verdad es lo que es,
y sigue siendo verdad
aunque se piense al revés.

Frase de Machado sobre la verdad

Frase de Machado sobre la verdad

Más proverbios y reflexiones de Antonio Machado

¿Dices que nada se crea?
No te importe, con el barro
de la tierra, haz una copa
para que beba tu hermano.

Dices que nada se pierde
y a caso dices la verdad,
pero todo lo perdemos
y todo nos perderá.

Cuatro cosas tiene el hombre
que no sirven en la mar:
ancla, gobernalle y remos,
y miedo de naufragar.

Luz del alma, luz divina,
faro, antorcha, estrella, sol…
Un hombre a tientas camina;
lleva a la espalda un farol.

Para dialogar,
preguntad primero;
después… escuchad.

Hoy es siempre todavía.

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Tras el vivir y el soñar,
está lo que más importa:
despertar.

Todo necio
confunde valor y precio.

Si vivir es bueno,
es mejor soñar,
y mejor que todo,
madre, despertar.

Por la calle de mis celos
en veinte rejas con otro
hablando siempre te veo.

Escribiré en tu abanico:
te quiero para olvidarte,
para quererte te olvido.

Recuerdos de mis amores,
quizás no debéis temblar:
cuando la tierra me trague,
la tierra os libertará.

Si me tengo que morir
poco me importa aprender.
Y si no puedo saber,
poco me importa vivir.

Adivina lo que quiero
decir con lo que te digo.
Te doy la madeja, saca tú el ovillo.

Del iluso que suspira
bajo el orden soberano,
y del que sueña la lira
pitagórica en su mano.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,
capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,
que bajo el pardo sayo esconde un alma fea,
esclava de los siete pecados capitales.

Pasados los carnavales,
vendrán los conservadores,
buenos administradores
de su casa.
Todo llega y todo pasa.
Nada eterno:
ni gobierno
que perdure,
ni mal que cien años dure.

Tú, juventud más joven, si de más alta cumbre
la voluntad te llega, irás a tu aventura
despierta y transparente a la divina lumbre:
como el diamante clara, como el diamante pura.

Reloj

Pero ¿tu hora es la mía?
¿Tu tiempo, reloj, el mío?
(Tic-tic, tic-tic...) Era un día
(Tic-tic, tic-tic) que pasó,
y lo que yo más quería
la muerte se lo llevó.

Clarea
el reloj arrinconado,
y su tic-tic, olvidado
por repetido, golpea.
Tic-tic, tic-tic... Ya te he oído.
Tic-tic, tic-tic... Siempre igual,
monótono y aburrido.
Tic-tic, tic-tic, el latido
de un corazón de metal.

—Hasta mañana, señores.
Tic-tic, tic-tic... Ya pasó
un día como otro día,
dice la monotonía
del reloj.

Frases de Antonio Machado sobre la naturaleza

Las abejas, de las flores
sacan miel, y melodía
del amor, los ruiseñores;
Dante y yo —perdón, señores—
Trocamos —perdón, Lucía—
el amor en Teología.

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...

Es el campo ondulado, y los caminos
ya ocultan los viajeros que cabalgan
en pardos borriquillos,
ya al fondo de la tarde arrebolada
elevan las plebeyas figurillas,
que el lienzo de oro del ocaso manchan.

Hoy, con la primavera,
soñé que un fino cuerpo me seguía
cual dócil sombra. Era
mi cuerpo juvenil, el que subía
de tres en tres peldaños la escalera.

Hoy, como un día, en la ancha mar violeta
hunde el sueño su pétrea escalinata,
y hace camino la infantil goleta,
y le salta el delfín de bronce y plata.

La augusta confianza
a ti, Naturaleza, y paz te pido,
mi tregua de temor y de esperanza,
un grano de alegría, un mar de olvido...

Más frases sobre la naturaleza del gran poeta

He andado muchos caminos,
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares,
y atracado en cien riberas.
La nieve. En el mesón al campo abierto
se ve el hogar donde la leña humea
y la olla al hervir borbollonea.

Fuera llueve un agua fina,
que ora se trueca en neblina,
ora se torna aguanieve.

He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria -barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra-.

La ciudad desierta
se sale a los montes
por las siete puertas.

Por la sierra blanca…
La nieve menuda
y el viento de cara.

Por entre los pinos…
con la blanca nieve
se borra el camino.

Fuera, la luna platea
cúpulas, torres, tejados:
dentro, mi sombra pasea
por muros encalados.

En el azul la banda
de unos pájaros negros
que chillan, aletean y se posan
en el álamo yerto.

Una centella blanca
en la nube de plomo culebrea.

Entre montes de almagre y peñas grises,
el tren devora su raíl de acero.

El mundo es, un momento,
transparente, vacío, ciego, alado.

En el cielo, el arco iris
que hacen la luna y el agua.
¡Oh luna de abril, serena,
que empuja las nubes blancas!

Junto a la sierra florida,
bulle el ancho del mar.
El panal de mis abejas
tiene granitos de sal.

La primavera ha venido.
Nadie sabe cómo ha sido.

Abejas, cantores,
no a la miel, sino a las flores.

Dijo el árbol: Teme al hacha,
palo clavado en el suelo:
contigo la poda es tala.

No el sol, sino la campana,
cuando te despierta, es
lo mejor de la mañana.

Como el olivar,
mucho fruto lleva,
poca sombra da.

Y del indio sol
madurez de fruta
de rico sabor.

Pero caer de cabeza,
en esta noche sin luna
en medio de esta maleza,
junto a la negra laguna…

Me despertarán
campanas del alba
que sonando están.

Frases bonitas finales de Antonio Machado sobre la Naturaleza

En el gris del muro,
cárcel y aposento,
y en un paisaje futuro
con sólo tu voz y el viento;

El limonero lánguido suspende
una pálida rama polvorienta,
sobre el encanto de la fuente limpia,
y allá en el fondo sueñan
los frutos de oro…

Es una tarde clara,
casi de primavera,
tibia tarde de marzo,
que el hálito de abril cercano lleva;
y estoy solo, en el patio silencioso,
buscando una ilusión cándida y vieja.

El ha visto las hojas otoñales, amarillas, rodar,
las olorosas ramas del eucalipto,
los rosales que enseñan otra vez sus blancas rosas.

El limonero lánguido suspende una pálida rama polvorienta,
sobre el encanto de la fuente limpia,
y allá en el fondo sueñan los frutos de oro.

Las hojas de un verde mustio, casi negras de la acacia,
el viento de septiembre besa,
y se lleva algunas amarillas,
secas, jugando, entre el polvo blanco de la tierra

Los últimos arreboles coronaban las colinas
manchadas de olivos grises y de negruzcas encinas.

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

En la desnuda tierra del camino
la hora florida brota,
espino solitario,
del valle humilde en la revuelta umbrosa.

Una blanca paloma se posa
en el alto ciprés centenario.

Frases de amor de Antonio Machado

«¿Qué es amor?», me preguntaba
una niña. Contesté:
«Verte una vez y pensar
haberte visto otra vez».

Amor es calle entera,
con celos, celosías,
canciones a las puertas...

¿Mi amor?...¿recuerdas, dime,
aquellos juncos tiernos,
lánguidos y amarillos
que hay en el cauce seco?…

Todos los rosales
daban sus aromas,
todos los amores
amor entreabría.

Este amor que quiere ser
acaso pronto será;
pero, ¿cuándo ha de volver
lo que acaba de pasar?

Ante el balcón florido,
está la cita de un amor amargo.

En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día;
ya no siento el corazón.

Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,
de barco sin naufragio y sin estrella.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario.

¿Mi amor?… ¿Recuerdas, dime
aquellos juncos tiernos,
lánguidos y amarillos
que hay en el cauce seco?…

En el mar de la mujer
pocos naufragan de noche;
muchos, al amanecer.

Frases de Antonio Machado religiosas

El sabe que un Dios más fuerte con la sustancia inmortal
está jugando a la muerta, cual niño bárbaro.

Señor San Jerónimo,
suelte usted la piedra
con que se machaca.
Me pegó con ella.

Yo he visto mi alma en sueños,
como un estrecho y largo
corredor tenebroso,
de fondo iluminado...

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.

Ayer soñé que veía
a Dios y que a Dios hablaba;
y soñé que Dios me oía…
Después soñé que soñaba.

Con las órbitas huecas de sus ojor
he visto cómo pasan
las blancas sombras, en los claros días,
las blancas sombras de las horas santas.

Es la clase. En un cartel
se presenta Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha de carmín.

¡Teresa, alma de fuego;
Juan de la Cruz, espíritu de llama;
por aquí hay mucho frío, padres; nuestros
corazoncitos de Jesús se apagan!

Todo hombre tiene dos
batallas que pelear.
En sueños lucha con Dios;
y despierto, con el mar.

Soñé a Dios como una fragua
de fuego que ablanda el hierro,
como un forjador de espadas,
como un bruñidor de aceros
que iba firmando en las hojas
de luz: Libertad. —Imperio.

Fantástico labrador,
vuelvo a mis campos. ¡Señor,
cuánto te bendecirán
los sembradores del pan!
Señor, ¿no es tu lluvia ley,
en los campos que ara el buey,
y en los palacios del rey?

Anoche soñé que oía
a Dios gritándome: ¡Alerta!
Luego era Dios quien dormía,
y yo gritaba: ¡Despierta!

¿Para qué llamar caminos
a los surcos del azar?…
Todo el que camina anda,
como Jesús, sobre el mar.

¡Llueve, Señor, llueve, llueve!
En mi estancia, iluminada
por esta luz invernal
—la tarde gris tamizada
por la lluvia y el cristal—,
sueño y medito.

Dios sabe dónde andarán
mis gafas... entre librotes
revistas y papelotes,
¿quién las encuentra?... Aquí están.

Frases de Soria de Antonio Machado

¡Oh, sí! Conmigo vais, campos de Soria,
tardes tranquilas, montes de violeta,
alamedas del río, verde sueño
del suelo gris y de la parda tierra,
agria melancolía
de la ciudad decrépita,
me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?

Es la tierra de Soria, árida y fría.
Por las colinas y las sierras calvas,
verdes pradillos, cerros cenicientos,
la primavera pasa
dejando entre las hierbas olorosas
sus diminutas margaritas blancas.

¡Soria fría, Soria pura,
cabeza de Extremadura,
con su castillo guerrero
arruinado, sobre el Duero;
con sus murallas roídas
y sus casas denegridas!

¡Soria fría! La campana
de la Audiencia da la una.
Soria, ciudad castellana
¡tan bella! bajo la luna.

He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria -barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra-.

Necesitas un Servicio de redacción para comunicar algo bonito en una fecha especial.

Consúltanos cualquier idea que tengas. Podemos ayudarte


¡No te vayas! Te recomendamos...

22 de agosto de 2022
Frases para los abuelos

¿Qué no merecen los abuelos? Aquí tienes un montón de frases para los abuelos, para decirles todo lo bueno y maravilloso que es tener cerca a esta figura familiar que tanto amor nos da. Escoge la que quieras. ¡Copia y Enviásela! Frases para recordarles a tus abuelos lo mucho que los quieres Abuelos, el amor […]

Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quien Soy
Un apasionado de los blogs y la redacción de copywriting, que quiere compartir estas frases contigo
Contacto
Email: frasesmuymuytop@gmail.com
Copyright 2022 - Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este sitio web sin el consentimiento de su propietario.
Licenciado bajo Creative Commons.
Desarrollado por Frasesmuy.top
cross